sábado, 22 de junio de 2013

García se pone los lentes

El expresidente del crecimiento que celebró por todo lo alto el 9.8% del 2008 y el 0.9% (reajustado) del 2009, como si fueran lo mismo, nos sorprendió este jueves con la afirmación de que si él estuviera en el poder estaríamos encima del 8% y no en los registros en bajada que se han empezado a producir con Humala. Sin confesarlo, García también nos ha querido advertir que la opción es seguir investigando los contactos de Chinguel y la historia de los narcoindultos y las narcoconmutaciones o preocuparnos de atraer 30 mil millones de dólares en inversiones que su gobierno dejó en camino (entre ellas la de Conga) y de estimular las exportaciones para que no sigan cayendo. Es decir la felicidad está a la mano, pero ese empeño por hurgar a los corruptos para dificultarles el regreso a la presidencia puede frustrarla. Para marcar este detalle Alan García no ha dudado en ponerse antojos, usar una Universidad como plataforma y leer un documento de lineamientos de gobierno como si estuviera todavía en la presidencia. Todo un montaje al nivel de quién calcula que el caso de las gracias presidenciales se va agravar en las siguientes semanas y meses en tanto van apareciendo cada vez más testigos.
La intención de García es que, con la ayuda de los amigos de la prensa, el pico de la tormenta lo encuentre ocupado en otra cosa. Pero aún si no fuera una obvia cortina de humo, la reciente propuesta de AGP, es un insulto a la inteligencia. Lo primero es quela tasa de crecimiento no depende en los fundamental de la simpatía y el antiestatismo del gobernante. Las propias subidas y bajadas en el período 2006-2011, con alza espectacular del precio de las materias primas lo demuestran. Y si se está viniendo una probable situación tipo 2009, en la economía a la que vendemos nuestros productos, ¿quién podrá llevarnos al 8%? Pero además la falla de fondo del razonamiento es creer que la economía es una rama de la sicología que significa que si tenemos fe en crecer, crecemos de todas maneras, como les dijo AGP a los presidentes de la APEC en noviembre de 2008, antes de que el Perú empezara a sentir los efectos de la crisis global. García asegura que el mundo de hoy está sobrado de capitales y que la cosa es atraerlo. Entonces se pone a hablar de hacernos competitivos, de acelerar trámites, reducir controles, ajustar impuestos, como si lo que guiara las decisiones de inversión y exportación no fuera la posibilidad de tener compradores dentro o fuera del país. Y eso es lo que se ha contraído y le está causando dolores de cabeza a su exviceministro, hoy ministro de Economía. Hoy lo sensato es un programa anticrisis y no un discurso exitista. Sobre todo si es para ocultar otros delitos. 22.06.13 www-rwiener.blogspot.com

No hay comentarios: