miércoles, 19 de junio de 2013

La batalla del Perol

Miles de cajamarquinos, la mayor parte de ellos campesinos, ya se encuentran apostados alrededor de la laguna del Perol en las alturas del departamento decididos a impedir que se consume la maniobra maestra de la empresa Yanacocha de rellenar el reservorio que han venido construyendo, como un supuesto cumplimiento del principio declarado por el presidente Ollanta que primero se resolverá lo del agua antes de empezar a sacar el oro. Ahora se sabe que esta solución consiste en seguir adelante con la destrucción de las lagunas, pero previamente llevándose el agua para la reserva artificial. O sea el Perol muere y en su reemplazo habrá una gran tina de cemento sin conexiones con el sistema de ríos y lagunas, y sin filtraciones subterráneas que generan la base climática y las fuentes de vida en la zona. No son reservorios adicionales a las lagunas, sino de reemplazo de las mismas. Los términos de la nueva batalla de la guerra de Conga están planteados, y la voz de combate la dio el indescriptible ministro de Energía y Minas, Jorge Merino (al que le están llevando el gas doméstico encima de lo 40 soles, el que mintió sobre la recuperación de las reservas embargadas de Camisea, el que ha paralizado la publicación de la base de datos para la ejecución de la ley de consulta, el que ha trabado la construcción del oleoducto del sur y el que está preparando ampliar gratuitamente el plazo de explotación de los campos petroleros de la costa y la selva en perjuicio de las posibilidades de desarrollo de Petroperú). Un tipo que ha sido el principal responsable de la distorsión del discurso original del nacionalismo sobre la minería y la energía, ha dicho otra vez que Conga va, la voz de orden con la que el gobierno inició un ciclo de enfrentamiento con los sectores que fueron su base social original. Y automáticamente ha conseguido que Cajamarca vuelva a movilizarse a un año de los más duros enfrentamientos. En un contexto en que la derecha le pide definiciones a Humala y que siga dando pasos fuertes hacia ellos, la mira debe estar puesta en quebrar el precario equilibrio en que quedó congelado el conflicto cajamarquino desde julio del año pasado cuando el premier Valdés se retiró a sus negocios mineros. El Perol se está volviendo un símbolo sobre lo que pueden ser los tres años finales del gobierno de Humala. Pensando esto debe ser que el Congreso ha preparado la ley que exceptúa de responsabilidad penal y administrativa a los efectivos policiales que causan muertes y heridos en los conflictos sociales. Es como contestar que en el Perol, las dos partes, se van a jugar el todo por el todo. ¿Humala volverá a mancharse de sangre por el oro de los mineros? Ojalá comprenda a tiempo adonde lo están empujando. 19.06.13 www.rwiener.blogspot.com

No hay comentarios: