jueves, 4 de julio de 2013

Salvaje represión en Perú, deja ya un muerto.


Arcos Perù.
 Tras la aprobación por parte del gobierno de Ollanta Humala, de manera autoritaria, en tiempo récord, de una ley neoliberal que recorta derechos y legaliza despidos masivos de los trabajadores del estado, y cuando se cumple un año del asesinato de cinco manifestantes, por parte del mismo gobierno, en las protestas contra el proyecto contaminante Conga en Celendin, Cajamarca, miles y miles de personas han salido en movilización de protesta en Lima y en casi todas las regiones del país, a los gritos de "Ollanta traicionó y ahora se jodió", "Ollanta traicionero, ahora eres minero", "Ollanta y García, la misma porquería", "Libres o muertos, nunca esclavos". El gobierno ha respondido con una salvaje y masiva represión que ha dejado numerosos heridos y al menos un asesinado, Kenyo Jairo Sifuentes Tinillos, de 22 años, muerto de un balazo en medio de las protestas y toma de carretera en la provincia de Barranca, exigiendo la transferencia de un terreno. Leyes que privatizan la educación, que convierten en delito el aborto terapeútico y que obligan al servicio militar únicamente a los jóvenes pobres que no pueden pagar una multa de más de dos salarios y medio mensuales, han desatado la indignación de la población contra un gobierno que se ha puesto con toda claridad sin y contra el pueblo, mientras el presidente Humala ni siquiera se dignó ir a la reunión de presidentes suramericanos en desagravio a Evo Morales por la agresión imperial sufrida. Es imprescindible que los pueblos, movimientos sociales y organizaciones políticas democráticas, progresistas y revolucionarias de América Latina y el mundo estén alertas ante la salvaje represión del gobierno Humala en Perú y lo hagan responsable de sus crímenes.

No hay comentarios: