lunes, 26 de agosto de 2013

Para defender el Yasuni no se necesita permiso.- Ecuador

http://dayumaecuador.blogspot.com/2013/08/para-defender-el-yasuni-no-se-necesita.html

 Para defender el Yasuni no se necesita permiso, se lo hace en las calles con zapateadas, con pintadas, con carteles, con veladas y cualquier forma creativa que los jóvenes que están a la vanguardia de este sueño de defender la vida, encuentran para expresarse. Queremos ser escuchados, queremos que se tome en cuenta la opinión del que piensa diferente, que nuestra voz tenga un espacio y no se nos dé la espalda, queremos participar en la toma de decisiones, no queremos imposiciones, queremos democracia no simulación, queremos libertad no persecución. En
el Yasunì nos encontramos todos, su defensa no es propiedad de ninguna persona u organización, es derecho y obligación de todos, es cuestión de dignidad, de supervivencia, de vida, de solidaridad, de humanidad, de respeto. Hoy es un crimen ser honesto, tener sueños e ideales. No pensar como el gobierno se castiga con el código penal; se condena a quienes deciden no callar y exigir sus derechos, se lincha mediáticamente con recursos del Estado a los incómodos, a los indignados. Como en las épocas más oscuras de la historia, los que tienen el poder se creen de una raza superior, de un olor superior, de una mente superior que no se equivoca y lo puede todo por sobre todos, y a los que nos quedamos abajo se nos resta, limita y desconocen nuestros derechos y en el caso de los pueblos no contactados (Tagaeri-Taromenane), desconocen su existencia como primer paso para el despojo y posterior etnocidio. En el Yasunì nos encontramos todos, los ecologistas infantiles, los indios locos, los LGBT, los “tirapiedras”, los cuatro pelagatos, los izquierdistas, rockeros, anarquistas, artistas, cantantes, pintores, profesionales, desempleados, todo aquel que ame la vida, pero no como un slogan sino como un principio. El 15 de Agosto, cuando Rafael Correa dio a conocer su plan A, que siempre fue el B, repitió 14 veces la palabra jóvenes en su discurso, como queriéndonos envolver, engañar, apaciguar, como diciéndonos “bien que protesten, pero no contra mi, sino contra el mundo que nos ha fallado”. La manipulación ha sido un arma gubernamental para la imposición ideológica, que nos ha bloqueado y dividido, lastima que el Yasuni es Pandora, de Avatar, y la conciencia nos llama a unirnos en la diversidad, a juntar nuestros reclamos y defender la mayor riqueza que no se encuentra bajo tierra, sino sobre ella. El debate abierto, sincero no cabe en la cabeza presidencial, a eso le teme, a que seres comunes y corrientes cuestionen sus políticas con argumentos, con respeto y con pasión. Rafael Correa, le teme a la sinceridad y la realidad que encuentra del otro lado y se escuda con la SENACOM y la SENAIN. Con el millonario gasto en estos organismos de persecución, en propaganda y otras políticas bien pensadas, turismo, nacionalización de telefónicas, cobro de impuestos a grandes evasores, etc., bien se podría salvar el Yasunì sin esfuerzo, solo es parte de una decisión política coherente que ya no tiene cabida en el gobierno. El argumento de que el petróleo del Yasuní nos sacará de la pobreza se cae cuando, en retrospectiva vemos 40 años de extracción de petrolera, solo olvido, contaminación y más pobreza y, en 6 años de gobierno que ha contado con más de 150 mil millones, la pobreza maquillada de bonos, asistencialismo, populismo y despilfarro. Los jóvenes no estamos cometiendo ningún delito al defender la naturaleza, la vida, lo garantiza la propia Constitución, este es un tema que nos compete a todxs, y en uso de nuestros derechos nos sumamos al clamor de la mayoría de la población que quiere ser consultada, que quiere decidir sobre este asunto de interés nacional como es el Yasuní Reserva Mundial de Biosfera, reconocido por la UNESCO, esta es la verdadera riqueza no para nosotros, sino para las futuras generaciones. ¿Por qué el miedo del presidente Correa a que se convoque a una consulta popular? Los jóvenes discriminados por ser jóvenes, rebeldes, infantiles, por tener una filiación política distinta al régimen, por vestir diferente, por ponerla la cara a la vida, no nos amedrenta el fotógrafo personal asignado gentilmente por la SENAIN, ni las palabras injustas y hostiles del Presidente en su sabatina, seguimos luchando por nuestros sueños gigantes, recuperando las calles que son nuestras, creando conciencia, “caminando y cantando y siguiendo la canción, somos todos iguales, brazos enganchados o no, vamos ahora, que esperar no es saber, quien sabe lo hace ahora no espera acontecer ”. Yasuni Resiste! Karla Calapaqui @karlacrisc

No hay comentarios: