martes, 22 de octubre de 2013

Narcoconmutado vuelve a delinquir

 La semana pasada se conoció la noticia de la incautación de 3.7 toneladas de droga en la ciudad de Paita, en el departamento de Piura, y la captura de una banda multinacional en la que figuran argentinos, colombianos, un israelí y varios peruanos, aparentemente vinculados al cartel de Sinaloa.

El hecho no ha merecido grandes titulares como los que se les brindaron a la detención de Nancy Obregón y dirigentes cocaleros del Huallaga, a los que no les encontraron droga alguna y se les acusa en base a grabaciones de sus comunicaciones telefónicas y dichos de colaboradores encubiertos. Similar fue el caso de los campesinos encarcelados durante la operación “Eclipse” en noviembre del 2010, que se convirtió en una denuncia por todo lo alto, en la que tampoco había droga real y los recluidos resultaron personas de muy humilde condición acusadas de delitos donde se mueve inmenso dinero. Pues bien, ahora nos enteramos de la caída del embarque más grande de cocaína de la historia y de varios capos internacionales, y los medios parecen estar hablando de un delito cualquiera, como esos que llenan las ediciones de televisión cada noche. Más aún, entre los intervenidos se encuentra el colombiano Edwin Javier Valenzuela Meneses, uno de los 373 sentenciados por narcotráfico, agravado a los que el gobierno de Alan García, con firma del presidente, les redujo la pena de manera de permitirles salir en libertad, que en este caso, como en el de varios otros, le sirvió para reincorporarse a una de las principales bandas de narcotráfico que operan en el país. En las distintas informaciones sobre el caso se lee que Valenzuela Meneses fue uno de los beneficiados por la Comisión de Gracias presidida por Facundo Chinguel. Pero nadie subraya que la Comisión no podía beneficiar a nadie, si de por medio no estaba la mano y la rúbrica de García, que dijo ante la Megacomisión que el se había creído con el derecho de devolverle la libertad a algunos pequeños burriers, para que rehiciesen su vida. Según da cuenta un diario, el día de ayer en la noche, la edición de Panorama, se proponía sacar un informe bajo el título de “Giro en el caso de narcoindultos”, con declaraciones del expresidiario Carlos Butrón de Souza (Brasil), en las que diría que el presidente de la Megacomisión, Sergio Tejada, lo habría forzado a hacer declaraciones señalando que hubo pagos por los narcoindultos y narcoconmutaciones, en curiosa coincidencia con la proximidad de la nueva cita en la que García tendrá que volver al Congreso y con la “bajada” que le han metido al caso de Paita. Por supuesto que todo es un montaje para el salvataje de García, que como dice Rosa María Palacios ha llegado por primera vez a tener miedo por las consecuencias de sus propios actos. Después de ningunear a Tejada, ahora quisiera que se lo trague la tierra. 21.10.13 www.rwiener.blogspot.com

No hay comentarios: