lunes, 20 de octubre de 2014

“Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, gritan miles durante marcha en Acapulco











 Foto: Germán Canseco
por Ezequiel Flores Contreras
17 de octubre de 2014
  Miles exigen en Acapulco la aparición de los normalistas de Ayotzinapa. 
 Fuerte presencia policial durante la marcha ACAPULCO, Guerrero.- “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”, lanzaron miles de personas desde esta ventana turística para exigir la presentación con vida de 43 normalistas de Ayotzinapa y castigo a los responsables de la masacre en Iguala. Cerca del mediodía inició la marcha anunciada previamente por el denominado Movimiento Popular Nacional. Se desarrolló en un ambiente de fuerte tensión, luego de que autoridades estatales y municipales difundieron el rumor de que los manifestantes causarían destrozos.

 El gobernador Ángel Aguirre ordenó un despliegue policiaco para blindar este puerto con el apoyo de organizaciones de transportistas ligados a la delincuencia y habilitados como grupo de choque, procedentes de distintos puntos de la entidad, quienes permanecieron apostados en la zona Diamante. “Esta protesta es pacífica, no venimos a perjudicar a nadie, no se crean las mentiras del gobierno que busca inhibir la indignación social ante la masacre y desaparición de normalistas”, dijeron los organizadores cuando el multitudinario contingente partió en marcha sobre la calzada Pie de la Cuesta, en la parte poniente del puerto, con dirección a la costera Miguel Alemán. Las consignas se enfocaron en el apoyo a los normalistas de Ayotzinapa y la demanda de separación del cargo del gobernador Ángel Aguirre Rivero, quien desde ayer prácticamente fue abandonado por la dirigencia nacional del PRD ante el efecto expansivo de la exigencia de justicia. La marcha fue encabezada por normalistas de Ayotzinapa y padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos durante los ataques armados que encabezaron policías municipales de Iguala, junto con sicarios al servicio del grupo delictivo Guerreros Unidos, con un saldo funesto de seis muertos y 24 heridos la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre pasado. También participaron miembros del magisterio disidente de diferentes regiones, así como organizaciones sociales y ciudadanos, quienes cimbraron la principal vía turística con su grito de “Justicia” y presentación con vida de los desaparecidos. La campaña de desprestigio y criminalización de la protesta desatada por el gobierno de Aguirre provocó que decenas de establecimientos comerciales ubicados sobre la costera cerraran sus puertas y que se cancelarán reservaciones en hoteles, informaron representante del sector productivo en este puerto. Pero también hubo muestras de solidaridad por parte de ciudadanos, restauranteros y comerciantes, quienes salieron de sus casas para sumarse a la marcha y regalaron líquidos y alimentos, lo que avivó el ánimo de los manifestantes, estigmatizados por las autoridades gubernamentales. “Y cómo no los vamos a apoyar, si su dolor también es nuestro”, expresó una mujer originaria de este lugar, donde la delincuencia bajo el manto protector de las autoridades mantiene secuestrada a la sociedad y colapsado el sector productivo por la estela de asesinatos, desapariciones, secuestros y extorsiones. El contingente avanzó de Poniente a Oriente sobre los dos carriles de la costera. A la mitad del recorrido, una ligera lluvia no evitó que la marcha se detuviera. Al principio se informó que el punto final sería la glorieta de La Diana, pero al llegar a este lugar los manifestantes decidieron avanzar hasta el Centro de Convenciones, donde se detuvieron y permanecieron alrededor de dos horas. Sin ofrecer detalles, finalmente los organizadores anunciaron que “había buenas noticias”. Cerca de las cinco de la tarde levantaron el bloqueo sobre la costera y se retiraron a bordo de los autobuses en los que habían llegado. Mientras tanto, los reporteros se congregaron en una cafetería ubicada en el edificio Oceanic 2000, porque se anunció una conferencia de prensa en la que supuestamente estarían funcionarios de la administración aguirrista, pero ninguna autoridad llegó. A través de un comunicado oficial se informó que el gobernador estaba reunido con autoridades castrenses y civiles que integran el Grupo Coordinación Guerrero, analizando el tema de la protesta y el desarrollo del fenómeno metereológico que se encuentra frente a las costas de la entidad. En la reunión, realizada en las instalaciones de la Octava Región Naval, se informó que no se habían reportado incidentes durante el desarrollo de la marcha. Y también se dijo que la mayoría de los ayuntamientos no fueron tomados, como lo anunció el magisterio disidente, además de que se reconoció la civilidad política de los manifestantes durante su protesta.

No hay comentarios: