miércoles, 6 de mayo de 2015

La victoria de Vietnam

 El viernes oía el resumen de TV Perú, sobre los 40 años de la derrota de Estados Unidos en Vietnam, y decía que lo que había ocurrido el 30 de abril de 1975 era el ingreso de las tropas del Norte a Saigón y el desalojo del ejército estadounidense y los principales funciona del gobierno del Sur. Además indicaba que la guerra había comenzado por el intento del Norte comunista por anexarse el Sur pro-occidental y que durante la lucha se involucraron Estados Unidos, China y la URSS. Curiosamente en la sección “Efemérides”, de Raúl Tola, en el mismo canal, se decía otra cosa: que en Vietnam los norteamericanos habían sido vencidos por la guerrilla vietcong, formadas por rebeldes del sur después de que Estados Unidos llevó la guerra sobre territorios vecinos: Vietnam del Norte, Camboya. Si Estado Unidos hubiera sido derrotado junto con sus aliados por el ejército de Hanói, tal vez el resultado hubiera sido más humillante
Pero el Ejército más poderoso del mundo fue minado por una guerrilla con la que no sabía pelear. Ni China, ni la URSS, intervinieron en los combates. Y más allá de su cooperación militar y económica con el gobierno del Norte, intervinieron en las conversaciones de paz. Por tanto es una majadería comparar la participación de cientos de miles de soldados con las armas más modernas y destructivas, con lo que hicieron sus adversarios de la guerra fría. El gobierno del Sur era corrupto y no hubiera podido resistir la rebelión que venía de las zonas rurales, sin la fuerza militar de Estados Unidos. Pero los yanquis, con toda su potencia, solo están preparados para una guerra concentrada que se gana más o menos rápidamente, con un aplastamiento del adversario. Pero en Vietnam se empantanaron 20 años, tuvieron más bajas de las que podían soportar y concluyeron que después de los bombardeos con Napalm y los rociamientos con agente naranja, no tenían más que hacer. Algo parecido les pasó en Irak, y está ocurriendo en Afganistán, Libia, Siria, donde pueden derrocar gobiernos pero tomar el control de la sociedad. La escena de los helicópteros que partían del patio de la embajada gringa con gente que se aferraba para subirse como fuere, marcó a mi generación con una convicción. El gigante podía ser vencido. A un costo humano altísimo ciertamente (dos millones de vietnamitas muertos por 58 mil estadounidenses). Hemos pasado 40 años y tenemos varios Vietnam en el mundo como proclamaba el Che Guevara. América Latina, felizmente, es hasta ahora un territorio de paz, aunque nos sacudan muchas inestabilidades. Cuando los vietcongs entraban a Saigón en Chile ya había sucedido la tragedia de Allende y regía la dictadura de Pinochet, y habían militares represores en Brasil y Uruguay, y muy pronto en Argentina. En el Perú se agotaba el gobierno de Velasco y venía el giro a la derecha con Morales Bermúdez. Espacio, tiempo histórico, que le dicen. 02.05.15 www.rwiener.blogspot.com

No hay comentarios: