lunes, 15 de junio de 2015

Interoceánica en el Perú.

 Entre el año 2006 y el 2007 la empresa brasileña Camargo y Correa, llevó cuentas en sus registros que entregó de 1,050,000 dólares que fueron distribuidas entre dirigentes políticos y funcionarios de dos gobiernos, según investigación policial en Sao Paulo, a la que tuvieron acceso periodistas de investigación. La nota viene desde fuera del Perú y remece el movido ambiente político en el que se discutía apasionadamente sobre las compras de lujo de Nadine Heredia en sus viajes al exterior.
Aparentemente los gobiernos de Toledo y de García, tuvieron tratos orientados en un caso a asegurar la concesión del tramo cuatro que une los dos países, y en el otro a justificar un incremento explosivo de los costos estatales de la obra cuando ya estaba en camino de terminar. Obviamente lo que ha tocado la investigación policial-periodística es una pequeña parte de la inmensa obra, en sus rutas norte y sur, y en las que intervinieron también las brasileñas Odebrecht y Andrade Gutiérrez y la peruana Graña y Montero. Odebrecht tuvo el liderazgo de las dos carreteras interoceánicas y en mi libro “Fe de ratas” (Historias de Corrupción; año 2011), cuento la fantástica anécdota de cómo la Contraloría se opuso a que Odebrecht entrara a la concesión por tener impedimento por la ley de contrataciones, al mantener juicio pendiente con el Estado, lo que desató la histeria de Toledo y la intervención de PPK, que le pidió una solución al contralor Matute, que sugirió que se hiciera una ley de excepción de requisitos, que al final él mismo la redactó y se la llevó en 24 horas al presidente que en un comité de emergencia con el presidente del Congreso (Ayaipoma), de Fiscalización (Velásquez Quesquén), PPK y Toledo revisaron la ley anti-contraloría hecha por el contralor, que se aprobó en el Congreso esa misma noche pasando sobre cualquier trámite. ¿Fue eso, hecho de gratis, por puro sentido patriótico e integracionista, o fue la desesperación de cumplir con la gran constructora con la que se tenían sólidos compromisos que hasta ahora no se saben? En los diversos tramos en que se subdividieron las carreteras, ¿sólo en uno hubo “propinas”? Al gobierno aprista que continuó la inversión, se le acusa de haber incrementado hasta el doble el desembolso por la obra, que ahora está bajo administración de sus ejecutores (control de peaje). Ahí la cosa pasó por decisiones que tenían que ver con el ministro Cornejo que carga con temas como el Collique y de sobrecostos de las obras de infraestructura. Si se medita un poco sobre lo que está aflorando, vamos a tener un rompedero de cabeza en camino de las elecciones de 2016. Porque estamos hablando de mucha plata y de mutua protección entre dos gobiernos, cuyos presidentes jamás pudieron ser ajenos a la danza de dinero que ocurría alrededor de ellos. Es una crisis que podría crecer hasta tragarse medio sistema político. 13.06.15 www.rwiener.blogspot.com

No hay comentarios: