jueves, 5 de mayo de 2016

La clase obrera en Cuba mantiene su identidad socialista y antiimperialista

PRESERVAR Y PERFECCIONAR EL SOCIALISMO
 x James Petras - La Haine
A pesar de la propaganda de los medios de que Cuba está pasando hacia un camino capitalista, 600.000 trabajadores marcharon en La Habana y otras ciudades el 1 de mayo. El mundo ha celebrado otro Día de los Trabajadores el 1º de mayo, y uno se pregunta, ¿Cómo ha encontrado este Día Internacional de los Trabajadores a quienes trabajan en América Latina, y por qué no, después de la crisis también a las clases paradas de varios países europeos?
JP: En general podríamos decir que los trabajadores siguen en pie de lucha porque las movilizaciones fueron bastante significativas en varios países importantes como Brasil, Argentina, incluso en Uruguay. Y podríamos decir que la lucha de clases sigue teniendo importancia, más allá del festival. Debemos entender que por años los dirigentes sindicales, mejor dicho los burócratas, organizaban marchas muy simbólicas con ningún contexto de lucha, y ahora me parece que las marchas están aumentando. Más de 100.000 se movilizaron en Francia, Italia contra los regímenes neoliberales. En Brasil luchan contra los esfuerzos de tumbar al gobierno a partir de métodos antidemocráticos golpistas, e igual en México donde cientos de marchas ocurren para protestar contra un régimen que incluye a más del 60% de mano de obra en lo que llaman el sector informal, que significa trabajadores sin ningún estatus de seguro social ni protección del trabajo. En otras palabras, el avance del neoliberalismo, los tratados de libre comercio del Pacífico y Europa, han tenido un enorme impacto provocando a los trabajadores a tomar las medidas en sus propias manos. Las excepciones de todo este panorama son los EEUU y Canadá que no tienen un 1º de mayo trabajador, tienen un 4 de mayo que no tiene la misma importancia. Irónicamente el 1º de Mayo empezó en EEUU, pero los sindicatos amarillos cambiaron la fecha para no tener la misma resonancia como acto de lucha de los trabajadores. Entonces, los ejemplos de EEUU y Canadá son indicadores del retraso de los trabajadores, su incapacidad de mostrar una identidad de clase y capacidad de lucha. Pero más allá de eso en Cuba, por ejemplo, casi 600.000 trabajadores marcharon en La Habana y otras ciudades para mostrar que todavía, a pesar de los acuerdos con Obama, a pesar de las presiones que existen sobre Cuba a partir de la propaganda de Obama, la clase obrera en Cuba mantiene su identidad como parte de una transformación socialista y antiimperialista. Y eso es importante porque hay muchos mensajes que salen de la propaganda, de los medios, de que Cuba está pasando hacia un camino capitalista. Me parece que el mensaje de Raúl Castro es claro, hay aperturas para el mercado entre la pequeña y mediana industria pero el 70% de los trabajadores siguen trabajando en el sector social y no tienen intención de entregar los principales sectores de economía a los capitalistas, ya sean cubanos, norteamericanos o gusanos. EChI: Petras, uno se pregunta por lo de Brasil con la cadena Globo dirigiendo un golpe, con el grupo Clarín y los periodistas llamados de nivel adherente en la República Argentina, de lo que está pasando en Venezuela con la influencia tremenda de las grandes cadenas mediáticas, ¿estamos frente a un segundo Plan Cóndor constituido por los grandes grupos mediáticos, por las Cámaras de Industria y de Comercio, por las multinacionales? JP: Sí, el Plan Cóndor era un plan de asesinatos organizado por los militares y la policía secreta que actuaba directamente con pistolas y ametralladoras eliminando a cientos sino miles de activistas trabajadores de derechos humanos, etc. Ahora está actuando el sistema a partir de la fuerza utilizando instrumentos electorales, utilizando procesos políticos, utilizando medidas autoritarias del Estado y preparando el terreno para revertir todo los cambios sociales positivos en los gobiernos anteriores. Ahora, si estos reaccionarios en Venezuela, Argentina, Brasil que mencionas, no tienen éxito, o sea, si encuentran grandes movilizaciones populares que nieguen a Macri, a los golpistas en Brasil y en Venezuela, la posibilidad de imponer los cambios con las medidas que ahora implementan, no hay duda que van a recurrir a los métodos más militares, más golpistas en el sentido violento. Entonces, yo creo que todavía estamos en una fase premilitar, una fase en que los instrumentos que todavía está utilizando el imperialismo y sus socios en América latina son suaves, utilizan otros métodos, fabrican golpes, consiguen la preponderancia de los sectores políticos de ultraderecha, pero en este momento creo que es prematuro hablar en otro lenguaje. EChI: ¿Cuál es la situación de Francia en este momento? ¿Esto lo motivan las urgencias económicas del país? JP: Bueno, Francia, con los socialistas especialmente, no tiene ninguna conciencia nacional en el Partido Socialista. No tiene ningún contenido de luchar por un proyecto europeo más vinculado con el Estado de bienestar. Yo creo que debemos considerar que Francia está muy cerca de EEUU en muchas cosas, pero hay un aspecto que no pueden negar y es el enorme número de pequeñas y medianas industrias, agricultores y trabajadores que tienen en su conciencia y su política un proyecto nacional. No digo socialista o marxista, pero que tiene el concepto de que Francia tiene un destino independiente de los EEUU y que a partir de eso deben resistir un tratado de libre comercio que permita a EEUU imponer los quesos, las comidas, las otras especialidades de Francia que vienen de su propia herencia. En otras palabras, es difícil, para Hollande y cualquier otro dirigente francés imponer un proyecto dominado por EEUU y que elimina una historia francesa que sigue siendo mayoritaria en grandes sectores del país. Hay sectores, por ejemplo el de inteligencia internacional y los de ciencias, de computadoras, que podría ser muy influenciados por Silicon Valley. Pero son minoritarios, junto con los sectores financieros también vinculados con Londres y Wall Street. Yo creo que Francia va a tener dificultad para firmar un acuerdo que perjudique a esos otros sectores históricos y tradicionales. EChI: Petras, naturalmente, como siempre los últimos minutos quedan para que tú nos adelantes temas en los que estás trabajando. JP: La primera cosa que quiero citar es la política actual que encontramos en América Latina, en particular en Puerto Rico, donde hay un decreto de moratoria contra el pago de la deuda externa por U$S 422 millones. Es un paso positivo, porque hasta ahora los gobernantes siempre decían que están obligados a cumplir con la deuda por tal y tal razón, la importancia del imperio, el miedo de caer en default. Ahora, tenemos la experiencia de Ecuador con el presidente Correa que sí hizo una moratoria. Pero ahora con Puerto Rico tenemos otro ejemplo de que América Latina puede actuar por sus propios beneficios y evitar las obligaciones de la deuda. Y eso podría servir como una lección para Venezuela que enfrenta este año una enorme carga de deuda. Y no están en condiciones de pagar, van a tener que decidir si van a sacrificar la gran mayoría del pueblo o van a cumplir con una decisión histórica e imponer una moratoria para ver si pueden cambiar las cuentas y salir de la crisis económica. Y tenemos también el tratado de libre comercio que han firmado México, Chile, Colombia y Perú con EEUU, y como resultado están quitando el 92% de los aranceles a los productos importados. Eso significa que un gran sector de la pequeña y mediana industria en estos cuatro países va a ser perjudicado. Y hemos visto cómo eso ha aumentado el número de trabajadores informales, mencionamos hace poco el 60% en mano de obra en México. Eso se va a repetir en todos los países donde cada cual va a tener que buscar trabajo en cualquier lado y sin tener oportunidades de crecer la industria local. Sólo se van a beneficiar los sectores exportadores, la gran minería, en el caso de Chile los salmones, las uvas y los vinos. Y los demás sectores van a ser perjudicados, Perú igual, y eso va a fomentar grandes luchas de clases, como hemos visto en México, Chile, en Perú también. Entonces, la cuestión del tratado de libre comercio tiene como contrapartida la miseria, el deterioro del ambiente y también de salud porque hemos visto que cuando se bajan los controles para fomentar el comercio, aumenta la contaminación del ambiente y el deterioro de la salud. Y lo peor de todo es que las empresas privadas se apropian de la salud pública. El tratado de libre comercio del Pacífico es un desastre que sólo fomenta al gran capital que está controlando las actividades de exportación y también en salud. Se va a perder lo que se ha conseguido en Uruguay y otros países en servicios de salud, por ejemplo, que no son perfectos pero son mucho mejores que los que tenemos en EEUU, donde hay mucha gente que no tiene ni siquiera el mínimo tratamiento de salud. Extractado por La Haine Texto completo en: http://www.lahaine.org/la-clase-obrera-en-cuba

No hay comentarios: